domingo, 23 de octubre de 2016

¡Mi diente, mi diente!



Diente que se mueve, 

para un lado, para el otro;

da una vuelta y otra.


Alcanza mares de encías,

océanos de mi gran boca;

saluda a otros dientes, sus amigos,

se pelea y también los ayuda  a 

saltar, a correr, a querer.


Diente que viene volando

por el viento, por el aire.

Va rodando como un trompo

por el extenso espacio 

de mi  boca.


Hasta que, ¡zaz!, mi diente,

concluye aquí su recorrido,

pues, se me ha caído.

                                               Adriana Ester Morelli




No hay comentarios:

Publicar un comentario